22 enero 2007

Infiel

Foto cedida por Rafael de la Reina

Un amor de la infancia
Vida repleta de amor
Se termino la pasión..

Que te hizo cambiar
Eso que tanto amabas
Por algo tan superficial.

Te embrujo te cegó
Para después dejarte
Metido en un cajón.

Hay principios y finales
Amor con que pensaste
Pensamiento variable.

Hoy amor te arrepientes
De todo lo pasado
Tormentoso alocado.

No me digas un te quiero
Cenicienta de pasiones
No entiende de perdones.

Llegara esa persona
La que tal vez mereces
Muy dentro de mí que seas feliz.

7 comentarios:

Alvaro dijo...

Tus palabras transmiten dolor. Pero el tiempo puede transmitir perdon a tu corazón.

Un saludo desde el agua

Luna Agua dijo...

Sin duda, llegarà el momento,
en que tu poesìa cambie de color...

AZUL dijo...

El dolor se suaviza entre palabras...en amores...en otros momentos, siempre con calma y tranquilidad.

Mil bikos!!

esperpento dijo...

Un magnifico poema.
Saludos y besos.
Naty.

rafaelpq dijo...

Pue squedó genial, socia. Me gusta¡¡
besos¡¡Muá¡¡

aletniuq dijo...

Desear la felicidad a la otra persona es de personas grandes, q tienen el panorama amplio y saben q a ellas también les espera algo muy intenso y muy abierto.
Saludos y abrazos.
Mis vacaciones fueron muy largas por eso no t pude visitar antes...tu post anterior me gusto mucho.

gonzalo dijo...

el amor nos puebla y nos desnuda.